La problemática recuperación del Impuesto sobre el Patrimonio | Carlos Romero Plaza

La problemática recuperación del Impuesto sobre el Patrimonio

Coincidiremos todos en que las formas de recuperación del Impuesto sobre el Patrimonio adolecen de la necesaria pausa en su adopción, en tanto en cuanto la recuperación del patrimonio como índice de la capacidad económica de los obligados a pagar impuestos, esto es, de los contribuyentes llamados a soportar el gravamen, debería  haber supuesto una profunda revisión del mismo, y no la mera recuperación de un impuesto que, dicho hasta por los que ahora lo reponen, conduce a resultados ineficientes y no consigue que, efectivamente, paguen más aquellos que más tienen.

Estos vicios formales a los que aludimos son, principalmente el vehículo utilizado, el Real Decreto Ley, y el posible menoscabo del principio de seguridad jurídica (pues los contribuyentes vendrán obligados a declarar, en mayo o junio de 2012, por su patrimonio a 31 de diciembre de este año).

En cuanto a la primera tacha, la utilización de la figura del Real Decreto Ley, es claro que cualquier decisión que afecta de forma tan importante a los contribuyentes y que, por tanto, menoscaba la seguridad jurídica o confianza legítima (pues los contribuyentes no han podido tomar decisiones de ahorro o inversión teniendo en cuenta un marco normativo mínimamente estable), debería discutirse en las Cortes Generales. Pero no es menos cierto que la situación por la que atravesamos es excepcional, y desde el punto de vista estrictamente jurídico no parece viable limitar la oportunidad de la adopción de determinadas medidas, incluso de las que nos parezcan desacertadas.

En cuanto a la segunda, si bien desde un punto de vista material o de justicia, la recuperación del gravamen no ayuda a la creación del marco jurídico tributario mínimamente estable al que hemos aludido anteriormente, no es menos cierto que al devengarse el gravamen a final de este año, en el primer año de los dos, en principio, que existirá obligación de pago, no puede hablarse, en términos estrictamente jurídicos, de que la norma sea retroactiva, ni mucho menos que conculque la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras vetada por la Constitución, pues ni se aplica a un devengo producido anteriormente ni se trata de una disposición de carácter sancionador.

Mal que nos pese, a nosotros, como profesionales o contribuyentes, lo que ahora nos urge es un programa informático que nos eche una mano, ya que la normativa en poco, desgraciadamente, ha cambiado, y bien que la conocemos.

5 Comentarios | Leído 472 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

5 Respuestas a “La problemática recuperación del Impuesto sobre el Patrimonio”

  1. Alemán cuadridulado dice:

    Bájate y pasa por Colon 1.

    A3Software ha sacado ya hace días el A3Ren 2011 simulación, incluye patrimonio 2011 aunque a falta de aplicar la normativa autonómica.

    Salu2.

  2. Javier Gomez Taboada dice:

    Enhorabuena por tus acertadas observaciones (pese a que no tengo tan claro como tu el que un Real Decreto sea el vehículo idóneo para la reposición del IP; me temo que mas tarde que pronto el TC se pronunciara sobre este extremo). Abrazo fuerte. Javier Gomez Taboada

  3. Àngel dice:

    Cada vez estoy más convencido que este impuesto es medieval. Tienes cinco ovejas, pues tres o cuatro para el estado. Con una te apañas.

    Saludos, Don Carlos.

  4. Daniel R dice:

    El impuesto sobre el patrimonio es, quizás junto con el de sucesiones, el que da lugar a situaciones de mayor injusticia. Seria enriquecedor ver una defensa del mismo, pero lo cierto es que no encuentro más que problemas a su existencia.

    El fundamental es que con él, se está gravando una segunda vez un patrimonio cuya obtención ya se ha gravado. Puede que un fundamento de su defensa sea justo éste: que con otros impuestos se grava su obtención, y con éste su mera tenencia.

    Pese a ello, se me antoja que existe poca diferencia económica entre obtención y tenencia. Creo que si se diferencia es con vistas a que el hecho imponible sea distinto, para así poder gravar dos veces lo mismo (lo que debiera ser el mismo hecho imponible: obtener que tener. Con el diccionario en la mano, obtener vendría a ser “tener a causa de” y su consecuencia lógica es tener). Pero pese a ello, se reinstaura porque el Estado necesita recurrir a cualquier medio para obtener ingresos.

    ¡Lo que la necesidad provoca! Ya veremos si las Cortes Generales y el Gobierno surgidos de las últimas elecciones mantienen con vida el resurgido impuesto.

    Feliz Navidad D. Carlos.

  5. natividad dice:

    El IRPF grava la renta cuando se obtiene; pero el Impuesto sobre el Patrimonio, que es la renta que ahorras, será gravado indefinidamente mientras siga en tu patrimonio, paga todos los años como si fuese un castigo divino por no habértelo gastado. No me gusta el comunismo, pero si nadie ahorra nada y no existe capital privado ¿cómo se llamaría nuestro sistema?

Enviar Comentario Alemán cuadridulado

*