Operaciones vinculadas (I) | Carlos Romero Plaza

Operaciones vinculadas (I)

Cuando la televisión la veía en blanco y negro ya estaban por ahí, pero sin dar tanto miedo, las operaciones vinculadas. Desde que una persona crea una empresa y se regulan las obligaciones formales, ahí están ellas en el ambiente. Sin embargo, es la reforma de su régimen, operada por la Ley de Medidas para la Prevención del Fraude Fiscal, la Ley 36/2006, la que las sitúa como una de las principales preocupaciones de los asesores fiscales y la formación sobre cómo se valoran y documentan, una de las principales partidas dentro de los gastos de formación de las empresas.

Que el empresario haga operaciones con su sociedad es algo natural, toda la vida las ha hecho. Ahora, hay que darle dos vueltas a la idea antes de hacerlo. Y para valorar estas operaciones, aún hay que darle más vueltas a la cabeza. De todas maneras es fácil que la AEAT te aplique una corrección de valor.

El Real Decreto por el que se modifica el Reglamento del Impuesto sobre Sociedades, en la parte que desarrolla el nuevo régimen de operaciones vinculadas regulado por la Ley de Prevención del Fraude Fiscal tiene una escasa técnica legislativa, no se contó con los asesores para crearlo y seguramente el que lo legisló no tendrá que documentar una operación de esta naturaleza en su vida. Es una pena que se regulara tan mal una materia en la que la fiabilidad debería ser máxima, aún cuando sólo fuera pensando en el principio de seguridad jurídica.

Parece lógico que si anteriormente hubo un diferimiento en la tributación o una disminución del impuesto se grave, pero ni mucho menos como el legislador ha previsto. Se podrá provocar un acta con sanción en una sociedad y una devolución en su vinculada con cuotas idénticas. Parece que la motivación fue liquidar cuando el efecto en los ingresos de la Hacienda Pública puede llegar a ser neutro. La bajada en la recaudación por IVA motivada por la bajada en la venta de viviendas, hace que se vaya a aumentar la exigencia de la inspección por este motivo. Y sin embargo, la redacción de la norma que explica cómo se deben hacer las cosas es oscura, muy oscura. Y casi necesariamente es tan mala, porque parte de un punto de inicio equívoco, la ley.

Hasta hace poco teníamos a nuestro amigo Juan Ferrer explicando por toda España cómo coger esto. Han hecho falta unos Reales Decretos de simplificación para no asfixiar del todo a las empresas. Los abordaremos en unos días, en el próximo post. Pero aquí ya hemos marcado nuestra opinión.

6 Comentarios | Leído 1067 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

6 Respuestas a “Operaciones vinculadas (I)”

  1. Juan Ferrer dice:

    Gracias por citarme en tu estupendo blog Carlos, coincido plenamente contigo, se trata de una normativa cuyo fin último es preservar la soberanía fiscal de los estados, para el resto de casos contamos ya con los mecanismos del art. 13 y ss. de la Ley 58/2003, General Tributaria (calificación, fraude de ley, simulación,…), por lo que aplicarlo fuera de estos casos en mi opinión chirría y además la jurisprudencia comunitaria ya ha admitido que se este tipo de regímenes se aplique con una clara vocación internacional (STJCE de 21 de enero de 2010, C-311/08, SGI/Etat belge)

  2. Vicente Nogueroles dice:

    Muchas gracias Carlos por tu interesante articulo en un asunto como el de las operaciones vinculadas que a los profesionales del Derecho Tributario nos lleva de cabeza hacia unos años. Con tu siempre acertada visión critica das en el clavo al señalar que lo que se busca es simplemente sancionar, ya sea uno u a otro, pero sancionar, aunque no se obtenga liquidación. Y se va a sancionar aplicando un régimen que aunque se ha flexibilizado con el RD de julio 2010 pasado, todavía sigue siendo un regimen de documentación excesivo para las usuales empresas españolas, y más en estos tiempos de crisis, que debían concentrar sus preocupaciones en otras cosas como la productividad y la innovación. Como bien dices, estamos ante una normativa que no es suficientemente clara y adolece de inseguridad jurídica. Sigo a la espera de tus nuevos comentarios sobre este tema. ¡

  3. Àngel A. dice:

    Estimado Prof. Romero:

    Coincido plenamente en lo de la poca calidad en la técnica de los textos legislativos, desgraciadamente no todos somos García Goyena.

    Un saludo.

  4. calixtor dice:

    por fin se atreve a hablar claro. No puede haber nadie que no esté de acuerdo con usted, excepto el que legisló, claro, y el que le mandó que lo hiciera. Siempre que leo algo relacionado con las OV, se dice que la AEAT va a sancionar ¿será que nadie entendemos lo que hay que hacer para que no nos sancionen? Eso es exactamente lo que creo, que es imposible sabe qué tenemos que hacer para cumplir con lo que nos han mandado: valorar y documentar las OV.
    Un asesor.

  5. Alemán cuadridulado dice:

    Como de costumbre, la opinión sobre el tema comentado siempre expuesta de forma clara por el autor.

    Me gusta que sea así.

    El fin último de esta cuestión es simplemente sancionar y recaudar.

  6. Para los que nos esforzamos para que los clientes no tengan problemas y “problemas” me refiero a que no “sea sancionado y traducido a que no pague más dinero”, lo ponen cada día más difícil, porque aunque queriendo arreglar un error las sanciones siempre llegan, siempre son “castigados”

Enviar Comentario

*