La reiteración de los actos y el sentido común | Carlos Romero Plaza

La reiteración de los actos y el sentido común

En las últimas fechas están proliferando las reuniones entre expertos tributarios hablando de este tema. En la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir desgranó ayer la sentencia nº 693 de 17 de junio de 2010 del TSJCV el profesor Baeza, que fue ponente de la misma.

En principio esa doctrina parece apartarse del régimen administrativo en general y es fácil que dicha doctrina sea examinada por el Tribunal Supremo.

La tesis es extraordinariamente pulcra, puesto que la reiteración de acto administrativo anulado judicialmente no puede contravenir el principio de cosa juzgada. Tras una decisión judicial, lo único que cabe es ejecutar y cumplir la sentencia, pero nunca al amparo del principio de conservación del acto reiterar indefinidamente las actuaciones hasta que alguna vez acierte o hasta que se cansen los interesados o sus herederos. No es de recibo que un tema, veinte años después de  iniciarse, no haya prescrito. Hay casos en los que se ha reiterado el acto administrativo cinco veces, en los que el abogado de los interesados ha detectado defectos en cinco ocasiones y ha sido anulado otras tantas veces, y todavía no ha acabado. No puede ser que esto no esté resuelto. La ciudadanía en general no llegaría a comprenderlo, y no podemos dar la espalda a la realidad social, un proceso no puede estar latente eternamente. El principio de seguridad jurídica se nos antoja fundamental. La certidumbre es clave en la vida de una persona normal, ya tenemos incertidumbres que no podemos despejar por fuerza mayor, que no nos añadan más.

¿Os imagináis que cuando Hacienda nos gana en un tema lo pudiéramos volver a plantear, corrigiendo aquello en que nos hayan reprendido y así hasta que en una u otra ocasión ganemos y en ese momento ellos empezaran otra vez, retocando lo que les hemos alegado? No acabaríamos nunca. Sólo hay que aplicar el sentido común. Las reglas igual para todos. ¿O no?

14 Comentarios | Leído 1205 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

14 Respuestas a “La reiteración de los actos y el sentido común”

  1. Javier Gómez Taboada dice:

    Enhorabuena, Carlos, por la claridad con la que has expuesto un asunto que a priori no parece tan sencillo. Como muy bien dices, el sentido común lleva a entender que los temas no pueden estar eternamente abiertos.

    Y, además, eso dejando al margen el perverso efecto que se genera para el contribuyente cuando gana una y otra vez un asunto pero al final él es el perjudicado al tener que afrontar los intereses de demora devengados durante todo el período en el que la Administración intentó una y otra vez liquidarle hasta que acertó. Tal y como didácticamente apunta Martín Queralt, eso lleva a que los clientes nos pidan “por favor, no me gane Ud más pleitos; déjeme como estoy”.

    Un abrazo fuerte.

  2. francisco llorens dice:

    Creo que con todos los medios de los que dispone la AEAT atentaria contra la inteligencia y contra el sentido comun permitir que liquide una y otra vez hasta que el contribuyente tire la toalla y claudique.Un saludo para todos.

  3. Begoña dice:

    Carlos,

    totalmente de acuerdo. Este tema de las segundas oportunidades no parece tener mucho sentido… Segundas partes nunca fueron buenas… y en cierto modo, atenta contra el principio de la seguridad jurídica.

    “Volver a empezar” tiene que ser lo que es, una gran película galardonada con un Oscar, no un “leit motiv” aplicable para otorgar una segunda oportunidad.

    Un saludo, y enhorabuena por el Blog

  4. Alemán cuadridulado dice:

    Creo que se debería de limitar el carácter “parcial” a secas de cualquier actuación de la administración. Se debería especificar claramente el impuesto, año e incluso articulado aplicable que ha sido objeto de comprobación al dictar cualquier acto administrativo. Bajo esa especificación limitar la posibilidad de volver a juzgar sobre la misma cuestión.

  5. Sanch dice:

    Carlos, algunas cuestiones, ¿Crees que será recogida dicha Jurisprudencia del TSJ por elTS?, ¿la consideras compatible con algunos principios materiales constitucionales del ordenamiento financiero? En fin, los fundamentos jurídicos de dicha sentencia, ¿los consideras trasladables a otros ámbitos de la actuación administrativa?, saludos

  6. Àngel A. dice:

    Totalmente de acuerdo Carlos. Yo me pregunto que seguridad tendríamos en el tráfico jurídico si el Supremo se lo carga… sería una situación bastante complicada. Esperemos que no ocurra. Un saludo.

  7. Fran Serantes dice:

    En efecto, la solución apuntada por la Sala de Valencia es la que indica la lógica, el sentido común y la estricta legalidad procesal.
    Los privilegios de la administración ya son bastante amplios como para, además, tener plazos de prescripción abiertos eternamente.
    Enhorabuena por el tema elegido.

  8. Manuel dice:

    Sin salir del ámbito tributario, ¿alguien se pregunta si esta teoría de la “bala única” o del “tiro único” no pretende imponer una interpretación torticera de lo que debe ser la salvaguarda de la seguridad jurídica del contribuyente sobre el principio de la contribución al sostenimiento de los gastos públicos? Comprendo que la reiteración de una actuación administrativa precedente que haya adolecido de defectos formales pueda generar cierta “ansiedad” al contribuyente, pero no inseguridad jurídica. Precisamente, la existencia de unos mecanismos de salvaguarda de su seguridad es lo que ha permitido revisar tal actuación y declararla no ajustada a derecho, y lo va a permitir tantas veces como sea necesario para que la actuación administrativa no esté viciada.

    La cuestión es bien simple: ¿queremos añadir a la prescripción del derecho a liquidar de la Administración otro límite que dificulte o impida en ciertos casos hacer efectivo ese principio constitucionalmente protegido al que aludía anteriormente: la obligación de todos los españoles de contribuir al sostenimiento de los gastos públicos?

  9. José Maria Albors dice:

    A mi juicio y tras arduas reflexiones extrapolar de forma tan directa las potestades de la administración en un campo tributario como si la disciplina fuera completamente autónoma es algo que escapa a la mas pura lógica procesal y resulta contraproducente con la seguridad jurídica , como bien reza uno de mis maestros un tema puede estar mal llevado ,caducar o gozar de una mala instrucción pero hay que distinguir claramente entre acción y proceso y respetar las potestades de la administración publica, ponerse en el lado del contribuyente es bonito, incluso placentero a ratos, pero no podemos olvidar la potestad revisora de la administración y la capacidad de retroacción sobre sus propios actos.

    Duda Razonable.

  10. Paco dice:

    Hola Carlos: Sin duda la prescripción como instituto jurídico que consolida por el mero transcurso del tiempo las situaciones de hecho, y que en material tributaria es regulada la LGT, fijando de manera general su plazo en cuatro años, debe ser analizada por expertos tributarios como tú, en sus distintos ámbitos, para evitar esas dilaciones indebidas que perjudican generalmente al administrado. Interesante tu reflexión. Un abrazo.

  11. JCS dice:

    Es bueno para el contribuyente que los jueces le digan que la AEAT no puede disparar hasta que le venga en gana. Ojalá tarde el Tribunal Supremo en casados, que lamentablemente lo hará.

  12. Rogelio dice:

    Totalmente de acuerdo con Carlos y con Jaime, tambien comparto que en el Supremo no se lo que durara este pronunciamiento.Ya esta bien que con todos los privilegios de Hacienda encima aun pueda repetir.

  13. ricardo galiana dice:

    Hola Carlos,

    El tema que comentas es una prueba más de que el derecho se hace todos los días, entre abogados, jueces, administración y todas las partes en un proceso.

    Esta interpretación del TSJ echa por tierra dogmas asentados desde hace tiempo en el derecho administrativo, y pone coto a las consecuencias indeseables y contrarias a la lógica de que se reiteren una y otra vez actos anteriormente anulados

    Así se hace el derecho. Aunque al final el Tribunal Supremo case la doctrina ya se ha abierto una brecha

  14. Pilar Ibor dice:

    Con todas las posibilidades de las que dispone la AEAT, la más avanzada en el mundo en materia informática, parece de mal gusto que puedan tener varias ocasiones hasta que acierten. Esto no sería digerible para el contribuyente, aún cuando mi olfato como jurista me dice que esta sentencia va a tener no pocas dificultades en el TS.

Enviar Comentario

*